Miguel Antonio Gómez Giraldo

(Tocayo)
10 de julio de 1944 – 26 octubre de 2017

El día 26 de octubre partió hacia el reino celestial
Un padre, un hermano, un hijo, un abuelo, un suegro, pero sobre todo un gran ser humano que supo batallar en la vida contra todas sus adversidades, con el único fin de sacar a sus hijos adelante.
Papi, el cielo te ha de recibir con todos los honores que tú te mereces, porque siempre distes el todo por el todo. Luchaste, reíste, lloraste y siempre tu consigna fue no rendirse. Largas y tediosas metas te propusiste y siempre las lograste.
Eres un digno ejemplo para nosotros tus hijos y tus nietos. Hasta el último momento entregaste una alegría, una sonrisa, un concejo y hasta un regaño pero todo fue con un fin, de dejarnos un hermoso regalo de la vida: sabiduría.
Tu repentina partida nos ha afectado a todos. Aun no encontramos explicación, no sabemos porque te fuiste, y nadie hasta ahora ha sabido comprender ese triste adiós. Solo resta rogarle al todopoderoso que te reciba en tu regazo como te lo mereces.
Nunca faltara tu presencia en nuestros corazones y ahora sí que menos, pues esa sabiduría y ejemplo que nos dejaste, también se la transmitiremos a nuestros hijos.
Padre como tú siempre lo pediste:
“señor dame buena vida y una buena muerte, por tus merecimientos pasión y muerte”.
Tu esposa maría de la cruz Salazar, tus 7 hijos: John Henry, Flor Doraida, Cristian Camilo, Luz Amanda, Cesar Dario, Dolly Esperanza Y Miguel Antonio. Tus 9 nietos, tus 3 yernos y tres nueras. Padre, hasta pronto.